¿Quién tiene la deuda estadounidense?

Si decimos que en las últimas dos o tres décadas la deuda nacional es la que ha estado sustentando todo el sistema financiero estadounidense, al dólar y en general la economía mundial, cabe preguntarse quienes han jugado un papel clave en la compra de esta deuda nacional que, con el tiempo, se ha ido volviendo menos fiable y a venderse a un plazo mucho menor con un interés realmente prometedor en caso de que realmente Estados Unidos pudiera pagar dichas deudas a ese interés.

Hay que destacar que frente a la deuda japonesa, mayoritariamente en manos de los propios japoneses, la deuda de la nación más poderosa del mundo está, como ya hemos dicho, fuera de las manos del estado en más de un 50%. Si la deuda soberana alcanza el valor del Producto Interior Bruto del país, cosa que parece inminente e inevitable desde antes del estallido de la crisis económica, querría decir que más de la mitad del propio valor del país estaría en manos ajenas al gobierno de la Casa Blanca.

Los principales inversores externos en la deuda de Estados Unidos son los estados acreedores. A pesar de que más de cincuenta países poseen bonos del tesoro norteamericano, son unos pocos los que controlan la inmensa mayoría de estas letras de deuda estadounidense. Tradicionalmente a la cabeza como acreedor principal se encuentra Japón. ¿Por qué un estado con una deuda de más del doble de su producto interior bruto invierte en deuda de Estados Unidos?

La causa principal que explica este fenómeno es el interés que durante los años ochenta y noventa tuvieron los japoneses en adquirir parte de la riqueza de su principal aliado. También una serie de intereses diplomáticos, financieros y militares potenciaron el apetito de los japoneses tanto por la deuda americana como por la inversión en empresas estadounidenses. Actualmente Japón controla más de un 20% de toda la deuda estadounidense en manos extranjeras, lo que implica 821 billones (miles de millones) de dólares. Esta cantidad es aproximadamente un cuarto del Producto Interior Bruto de Japón y un 5,9% del estadounidense.

Otro de los inversores habituales en deuda norteamericana, y con también grandes intereses militares y de exportación es Reino Unido. Los británicos controlan casi el 10% del total de los valores americanos en manos de estados extranjeros. No obstante, Inglaterra también tiene sus propios problemas con la deuda soberana. Al comenzar la crisis esta no alcanzaba el 50% del Producto Interior Bruto (que asciende en total a 2.174.530 millones de dólares y lo sitúa como una de las siete economías mundiales) pero actualmente se calcula que esa deuda pública alcanzará el 77% en el año 2011.

Tanto Japón como Inglaterra comparten un privilegio: ambos producen moneda utilizada generalmente como divisas de reserva por los estados. A pesar de que ni la libra esterlina ni el yen son tan poderosos como el dólar (que se utiliza en un 68% de los casos como moneda de reserva) tanto la moneda japonesa como la británica son aceptadas en los mercados mundiales con frecuencia. Se trata de un privilegio que comparten con el euro y en mucho menor medida, con el franco suizo.

Detrás de este privilegio, que otorga una solidez adicional a estas monedas, lleva tiempo otro de los grandes inversores en deuda americana. Rusia controla un 3% de los bonos emitidos por el gobierno de Estados Unidos. Y es que para el estado más extenso del planeta el domino del dólar en el comercio internacional resulta muy incomodo, y puede que sea una de las causas de que posea menor cantidad de participaciones en la deuda estadounidense que otros países.

Algo más de lo que tiene la cabeza de la antigua Unión Soviética está en manos de Brasil. El país latinoamericano tiene en sus manos el 4% de la deuda externa de su vecino del Norte, una cifra parecida a la que manejan los distintos paraísos fiscales del mundo. Mayor cantidad tienen los exportadores de petróleo (entre los que destaca Arabia Saudita) que en bloque tienen en propiedad un 5,5 de los bonos en manos extranjeras.

Sin embargo, con una participación actual en la deuda de Estados Unidos mayor que la de Japón se encuentra China. El gigante asiático controla en torno al 20,8% de toda la deuda de EEUU en manos extranjeras, y además la región especial de Hong Kong, que contabiliza aparte, tiene en propiedad otro 3,3% aproximadamente. China controla, por tanto, casi el 7% del producto interior bruto de Estados Unidos (los porcentajes vienen calculados en base a las cifras actualizadas del PIB de estos países en la Wikipedia en inglés y lo expuesto en esta gráfica del Tesoro de los EEUU)

China como acreedor

¿Cómo es que China es el principal estado acreedor de Estados Unidos? ¿Por qué controla más deuda de Estados Unidos que los fondos privados, los bancos o las compañías de seguros? Todo se remonta a una década atrás, cuando China, tras perder a su principal aliado comunista en 1990, busca revitalizar su economía utilizando su ingente cantidad de mano de obra y sus recursos naturales. Con la industria china disparada en una productividad que pronto inundaría los mercados mundiales, el gobierno chino buscó algunas de las recetas que, unos años antes, habían estado aplicando sus vecinos japoneses para aumentar su influencia en la economía mundial.

China es, actualmente, el principal inversor en deuda soberana del globo, y obviamente Estados Unidos era el principal candidato del Partido Comunista Chino. Hay fuertes intereses de China por la deuda y la economía norteamericana, y no solamente por los réditos y beneficios que pueda generar la devolución de este préstamo. China actualmente tiene la mayor reserva de divisas del mundo y ocupa el segundo puesto en la lista de los mayores índices de PIB. La economía del gigante asiático, a pesar de haber abandonado el comunismo y haber abrazado de forma cada vez más clara los principios capitalistas, está fuertemente controlada por el gobierno, y por tanto presenta algunas peculiaridades que, junto a su peculiar situación política, revisten de una solidez su sistema financiero de la que muy pocos países pueden presumir en la actualidad.

Del mismo modo, mientras que la balanza de pagos de los Estados Unidos es la que mayor déficit mantiene de todo el globo, los chinos gozan de la economía con una mayor diferencia entre sus exportaciones y el precio de todo lo que obtiene del exterior. Es decir, nos encontramos ante una economía robusta y en una permanente expansión.

A la luz de los datos parece evidente que mientras la economía de los Estados Unidos está en un claro declive, es el sistema chino el que más poder está tomando en la actualidad. Esto se está materializando en la amplitud de campos de interés para China. Y es que desde hace un par de años el gobierno chino ha ido perdiendo interés en la deuda de los Estados Unidos (cediendo el puesto como principal inversor extranjero a Japón de forma ocasional) y tratando de hacerse con el control de empresas estadounidenses.

Una de las primeras marcas que trató de comprar el Partido Comunista Chino fue UNOCAL, empresa energética de los USA con importantes implicaciones en la reciente Guerra de Irak. Sin embargo, al final la venta de UNOCAL la dejo en manos de otra empresa de nacionalidad americana, Chevron, para alegría del Congreso de los Estados Unidos. Y es que algunos sectores políticos de los Estados Unidos están mostrándose realmente preocupados por el creciente apetito chino, y no son los únicos. También Japón ha tenido que tomar sus medidas frente a la creciente cantidad de deuda nacional que está adquiriendo China de su enemigo tradicional en Asia.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: