Howard Zinn sobre Obama tras su primer año en la presidencia

Me he esforzado mucho en buscar lo mejor y más destacado. Lo único que se le acerca es algo de la retórica de Obama; no veo nada que me llame la atención en sus acciones y medidas políticas.

Por lo que toca a los desengaños, no he quedado terriblemente decepcionado porque no era mucho lo que yo esperaba. Esperaba que fuera un presidente demócrata tradicional. En política exterior, eso apenas supone diferencia en comparación con uno republicano: igual de nacionalista, expansionista, imperial y belicista. Así que, en ese terreno, ni tenía expectativas ni hubo decepción. En política interior, los presidentes tradicionalmente demócratas son más reformistas, más cercanos al movimiento sindical, más dispuestos a aprobar una legislación destinada a la gente del común, y así ha sido en el caso de Obama. Pero las reformas demócratas también han sido limitadas, precavidas. Obama no es ninguna excepción. En la atención sanitaria, comenzó con un arreglo de compromiso, y cuando comienzas con un compromiso, acabas en un compromiso de un compromiso, que es donde hoy nos encontramos.

Creía que en el terreno de los derechos constitucionales sería mejor de lo que ha sido. Esa es la mayor decepción, porque Obama asistió a la Facultad de Derecho de Harvard y se supone que se dedica a los derechos constitucionales. Pero una vez convertido en presidente, no se ve que tome ninguna medida de importancia que le separe de las políticas de Bush. Desde luego, sigue hablando de cerrar Guantánamo, pero todavía trata a los presos allí encerrados como “sospechosos de terrorismo”. Ni los han juzgado ni los han declarado culpables. De modo que cuando Obama propone sacar a la gente de Guantánamo y meterla en otras cárceles, no es que esté llevando muy lejos la causa de los derechos constitucionales. Y luego va a los tribunales argumentando en favor de la detención preventiva, y ha continuado la política de enviar sospechosos a otros países en los que bien puede ser que se vean sometidos a torturas.

Creo que la gente está deslumbrada por la retórica de Obama, y que deberían empezar a comprender que Obama va ser un presidente mediocre — lo que en nuestra época quiere decir un presidente peligroso –, a menos que un movimiento a escala nacional le impulse a seguir otro rumbo mejor.

8-2-10, http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=3084

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: