La nación de las libertades (años 70)

Estados Unidos ha proyectado intencionadamente, desde sus primeros pasos como nación independiente en el último tercio del Siglo XVIII, una imagen política muy determinada. Los USA son la tierra de las libertades, la nación de las oportunidades, un lugar donde todos valen lo mismo, donde el voto de cada uno de ellos tiene el mismo valor, y donde la democracia es algo palpable, algo arraigado en lo más profundo de la conciencia nacional. No es azaroso que el símbolo más conocido de los Estados Unidos sea la Estatua de la Libertad, ni mucho menos, que sus presidentes más representativos sean figuras icónicas de primer orden en la cultura de los norteamericanos.

EEUU ha potenciado hasta la saciedad esta imagen, destacando su labor liberadora en la Segunda Guerra Mundial frente al fascismo, y durante todo el Siglo XX, como una fuerza de verdadera libertad frente a la represión, la burocracia y la maldad encarnada en el comunismo. Aún hoy siguen explotando esta concepción de la nación norteamericana como el paraíso cuna de la democracia. Sin embargo, y con el paso del tiempo, algunos de estos discursos acerca de las virtudes de la democracia en Estados Unidos han resultado falaces.

Más allá de las concepciones que en el extranjero se puedan tener de EEUU, ¿qué piensan los propios estadounidenses? ¿Está la población de la nación más poderosa del mundo cohesionada? ¿O están descontentos con sus líderes? ¿Cómo es la sociedad que decide quien va a ser el presidente del más poderoso estado del globo?

Richard Nixon

Con un conflicto militar abierto en Vietnam que dividía a la nación debido a la enorme repulsa popular que provocaba la presencia estadounidense en Vietnam, Richard Nixon alcanzó el cargo de presidente electo en 1968. Entre sus medidas más notables durante su primera legislatura estuvo la de retirar las tropas norteamericanas de Oriente Próximo. No obstante, la retirada se prolongó durante cuatro años, mientras intelectuales, artistas y buena parte de la población del país se manifestaba en contra de la Guerra. Los pacifistas que desde el año 65 no cesaron de acorralar a su antecesor en el cargo tardarían en perdonar a Nixon el retraso.

No obstante, con los ánimos más calmados y comenzando la década de los 70, el caso Watergate desmanteló la oposición del político republicano obligándole a dimitir de su cargo, algo insólito que jamás había ocurrido en la historia de los Estados Unidos. Pese a lo popular que llego a ser, logrando la reelección en el 72, ha pasado a la Historia como uno de los políticos más desprestigiados del siglo pasado. El gobierno que sucedió al presidente Nixon no pudo enfrentar adecuadamente la oposición del Congreso ni los problemas económicos que comenzaban a aflorar. El tiempo en el gobierno de Ford fue corto y agitado.

Jimmy Carter

Tras la impopular sucesión de Gerald Ford en el gobierno republicano, en 1977 llegaría al poder el candidato demócrata Jimmy Carter, un político de carácter campechano que se opuso a muchas de las normas estrictas que creaban una imagen del presidente distanciada de sus votantes. A pesar de que algunas de sus medidas resultaron sumamente celebradas, la situación económica del mundo en 1977 no era la propicia para algunos de sus proyectos sociales y económicas, siendo, finalmente, el presidente de los Estados Unidos que tuvo que vérselas con la Crisis del Petróleo de la década de los 70.

En 1973, durante la administración de Nixon, la OPEP redujo los suministros de petróleo disponible en el mercado mundial, en parte debido a la deflación de los dólares que estaban y en parte como una reacción contra los Estados Unidos por el envío de armas a Israel durante la Guerra de Yom Kippur. Esto provocó la crisis del petróleo de 1973 e hizo que los precios del petróleo aumentaras considerablemente, estimulando la inflación de precios en la economía y la desaceleración del crecimiento. El gobierno de EEUU impuso controles de precios en la gasolina y del petróleo tras el anuncio, que tuvo el efecto de provocar escasez y largas colas para la gasolina. Las colas fueron sofocadas mediante la supresión de los controles de precios en la gasolina, éstos mismos controles del petróleo se mantuvieron hasta la presidencia de Reagan. Carter dijo a los estadounidenses que la crisis energética era “un peligro claro y presente para la nación y el equivalente moral de la guerra” y sacó un plan que creía que iba a resolver el problema. Carter dijo que la oferta mundial de petróleo probablemente sólo sea capaz de satisfacer la demanda de los estadounidenses durante seis u ocho años más.

En 1977, Carter convenció a los demócratas en el Congreso para crear el Departamento de Energía de los Estados Unidos con el objetivo de conservar energía. A nivel nacional, los controles fueron puestos en termostatos en el gobierno y los edificios comerciales para evitar que la gente elevase las temperaturas en el invierno (por encima de 18,33 °C) o la disminución de los mismos en el verano (por debajo de 25 °C).

Como reacción a la crisis energética y las crecientes preocupaciones sobre la contaminación del aire, Carter también firmó la Ley Nacional de Energía y la Ley Política de Regulación de los Servicios Públicos. El propósito de estas leyes fue estimular la conservación energética y el desarrollo de los recursos energéticos nacionales, incluidos los renovables como la energía solar y la eólica.

Sin embargo, durante la crisis de 1979, Carter reintegró algunos controles de precios en la gasolina, lo que también tuvo el efecto de causar colas en las estaciones de gasolina. Estos problemas que asolaron a todas las economías desarrolladas del mundo, unido al déficit constante que se apreciaba año tras año en las cuentas de la Casa Blanca mermó las posibilidades de Carter de ser elegido de nuevo. Vapuleado por los conservadores, y habiendo fallado a las expectativas de algunos sectores de la izquierda, no pudo hacerse con la reelección.

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: